ActualidadCoronavirusEconomía

Secretaría de Control Físico trabaja con comerciantes informales del centro para la reactivación de sus actividades

El centro de Villavicencio se convertirá en un Polígono de Vida que abarcará 25 manzanas en las que se extremarán las medidas de prevención y protección contra el COVID-19, como ya se ha hecho en el polígono del sector de la cárcel y en el de San Isidro.

Uno de los pasos previos a la implementación de esta medida fue la socialización con los representantes de vendedores informales estacionarios y ambulantes que trabajan en el centro, porque se espera que puedan reactivar su actividad económica la primera semana de junio, cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad y con el registro de la Secretaría de Control Físico.

Algunas de las pautas establecidas para esta reactivación son el uso obligatorio de tapabocas y la necesidad de cambiarlo cada tres horas, la posibilidad de asignar un espacio que no puede ser superior a los 1,5 metros, la responsabilidad de guardar una distancia mínima de dos metros entre puestos de venta y el cumplimiento de un horario de trabajo que va de las 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m.  De igual forma, se planteó la posibilidad de usar traje antifluido y gafas o careta.

“Los vendedores informales venían expresando la necesidad de reactivar este sector, de poder reactivar su actividad económica, teniendo en cuenta que son familias que, en su gran mayoría, viven del día a día, y que necesitan contar con una actividad de subsistencia que les garanticen los ingresos mínimos”, afirmó Diana Esmeralda Herrera, secretaria de Control Físico.

Herrera explicó que, para hacer más efectiva la vigilancia al cumplimiento de las medidas, el Polígono de Vida del centro se dividirá en siete sectores. “En cada uno habrá un vigía, que es una persona que se encargará de mantener el contacto con la administración municipal socializando las medidas que se van a implementar, también siendo un agente que multiplica estas medidas, pero además que está permanentemente recordándole las pautas de bioseguridad a estos comerciantes”, manifestó.

Para el próximo lunes está programada una jornada de limpieza y desinfección en algunos sectores del centro que será encabezada por los comerciantes informales, para quienes estas zonas son sus espacios de trabajo.

“Es una ventana de oportunidad para la formalización del comercio informal, para dignificar la labor del vendedor estacionario o ambulante que tienen una cabida importante en la economía local  porque, además, su actividad es muy importante para la ciudad”, puntualizó la secretaria de Control Físico, Diana Esmeralda Herrera.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar