Con una inspección ocular, la Administración Municipal atendió en las últimas horas una emergencia presentada por mortandad masiva de peces en el río Ocoa sector ‘La Isla’ en la comuna ocho de Villavicencio.

La secretaria de Medio Ambiente, Sara María Cabrera Elizalde, quien se apersonó de la situación, instó a los presidentes de Junta de Acción Comunal y a los habitantes de barrios aledaños, no consumir ni comercializar los pescados que fueron hallados.

Explicó que el agua tenía residuos de aceite y jabón, por lo que el gobierno local puso al tanto a la autoridad ambiental Cormacarena de la situación para iniciar la investigación respectiva, y al mismo tiempo solicitó la información de los permisos de vertimientos de las empresas cercanas para así hacer un seguimiento previniendo la repetición de este tipo de hechos.

La titular de la cartera ambiental precisó “la cifra de peces encontrados es imposible de cuantificar y que lo sucedido tiene un alto impacto ambiental para el municipio, por lo que tomaremos las medidas necesarias para que a través de Cormacarena encontremos a los responsables”.

De acuerdo con la funcionaria, la Administración ‘Villavicencio Cambia Contigo’ en cabeza del alcalde Juan Felipe Harman, tiene dentro de sus prioridades cuidar los recursos hídricos, porque además de ser fuente de abastecimiento en la ciudad, ayudan a preservar la fauna que habita en la capital del Meta.

Agradeció el acompañamiento de la comunidad del sector quien fue la que informó lo que estaba sucediendo y de la Policía Ambiental.